Tecolote ciego

Tecolote ciego

Déjenlo Todo, Otra Vez… y compártanlo

Para todos los detectives salvajes, en busca de un Derecho radical, que pregunte, transforme, ame todo lo que cuida y cuide todo lo que el ser humano ama

jueves, 25 de junio de 2015

Hermenéutica Anal/ógica del derecho: una propuesta infrarreal





 Por José Ramón Narváez H.


La Hermenéutica Analógica se presenta en principio como una “teoría en la interpretación de los textos que no es equívoca ni unívoca” a una cierta teoría jurídica podría satisfacerle ampliamente esta expresión pues por un lado se ajustaría sólo al texto –seamos honestos en el derecho lo textual está muy circunscrito- y por otro podría permitir un doble discurso en el cual lo análogo a veces es más unívoco y a veces es más equívoco, pero la historia demuestra, como bien dice Benjamin en sus tesis históricas, que quien ostenta el poder normalmente convierte lo análogo en unívoco, si continuamos por esa senda, la modernidad presenta paradojas que si fueran sometidas a un análisis lógico no soportarían el examen: Estado de excepción –permanente- agrega Agamben, liberalismo social, Estado de derecho legocéntrico, Administración de Justicia, Derechos Humanos, etc… el texto en nuestro contexto sofoca. Hoy la hermenéutica como mínimo se le exigiría convertirse en una “teoría de la experiencia” como la concibe Gadamer pero a partir del “aprender a padecer” generando autoconocimiento referenciado en lo social; cierto, el texto beuchotiano es intermediario entre el lector y el “mundo posible” al que se refiere pero seamos realistas, entre el lector, los textos y el mundo existen a veces abismos insondables.


 Juguemos entonces: Hermenéutica humana para humanizar –porque es necesario el énfasis- y como humanos somos en gran parte lo que comemos dijo Feuerbach con un gran acento antropológico pero sobre todo con gran conciencia social ¿Por qué poner atención en la escatología? Me imagino que quien sólo hace una comida al día tendrá una hermenéutica distinta al pequeño burgués urbano que tiene problemas de estreñimiento por el estrés, que dígase de paso también es explotado y alienado, aunque por otros factores. Para Freud era necesario que el niño entre los 2 y 3 años aprendiera a controlar sus micciones eso según el vienés lo llevaría a ser más organizado o no de adulto ¿Será que nuestra cultura en una posible etapa anal deficiente no logró satisfacer su necesidad de evacuar y por ello somos desorganizados y anómicos como lo define Nino? Para Zizek es perfectamente válido e incluso necesario hacer filosofía de retrete, una cultura puede ser leída a partir de la observación del cómo se deshace de su excremento. Si a estas alturas alguno ya se sintió ofendido o dañado en su intimidad entonces estamos cumpliendo con el propósito muy al estilo del Laberinto de la Soledad de Paz, pues el irrumpir en la intimidad supone confrontarse con la máscara con la cual nos presentamos ante la sociedad, por cierto algo muy freudiano si se piensa en el subconsciente y alter ego. Eso sí, lo único democrático de muchas democracias es el hecho de que todos vamos al baño como bien lo puso en evidencia Cristina “Krydy” Guggeri, incluso para algunos debería ser un derecho, como lo exigió ante la Audiencia Provincial de Girona un ciudadano: “…No estoy de acuerdo con la sentencia porque, de haberme presentado a la hora citada, la sentencia podría ser otra. El motivo por el cual llegué 10 minutos tarde, es que justo cuando decidí salir de casa para presentarme a la citación, me entraron ganas de cagar y no podía aguantarme: Y por estos motivos presento el recurso de apelación (firma)”. - la referencia se la debemos a Juan José Cuervo- En tanto que hago caca, soy humano y por eso nada de lo humano me es ajeno. 


En fin, que la hermenéutica infrarreal del derecho seguramente no pasaría por alto el hecho de que quién interpreta es un ser humano.

martes, 4 de noviembre de 2014

Ante el dolor de los demás


 


Por Juventino Orihuela

En la lectura de Fausto de Goethe, leemos que él se da cuenta que ha dejado de vivir, que su conocimiento adquirido mediante la teoría, no le sirve de nada en la realidad.


Hoy en día un abogado de la UNAM, es una persona que le resulta fácil desde el sillón de su casa, desde un aula, lejos del peligro, sostener un talante de superioridad.


Apatía, indolencia, indiferencia, superioridad, excitación, compasión efímera, conmoción corriente, distancia, mirones, buen gusto, retórica: Reflejan la Miseria de las personas, la Miseria de nosotros los abogados.


Si no somos capaces de llevar a la práctica lo que teóricamente aprehendemos en clases en el Posgrado de Derecho, que le depara a la sociedad. Recibirá simuladores, recibirá abogados que con sus actos buscaran el exterminio de la sociedad menos favorecida (son los más en México) olvidando que ellos también son parte de esa sociedad.


Encontrar abogados que llamen “asambleítas” a las asambleas (cuya palabra ni siquiera existe en el Diccionario de la Real Academia Española), y que digan, que no sirve de nada sino se van a aparecer a los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, quiere decir que no sirve nada sino se revive a la persona que mato el homicida, y por lo tanto, no sirve el Derecho, Y ESO ES SER ABOGADO.


¡Pero la adulación sí que sirve!


En la neurociencia, se señala que: las personas que han perdido la vista en un ojo a causa de algún golpe en la cabeza, expuestos ante fotografías que le generan un impacto visual fuerte, reflejan en la parte de la cara en que se ubica el ojo que ha perdido la vista, reacciones que muestran que le desagrada o agrada la imagen, aun cuando no ven por su ojo pero son tocados por la imagen.

Quiere decir, que estamos perdiendo capacidad reactiva.

 
No amamos la maldad. No es natural ser cruel.


Seamos seres humanos.

El dolor de los demás en la Fotografía


 
 


Sobre la importancia de la fotografía para entender el dolor de los demás, Lewis Hine durante 1909 y 1924, toma fotografías de niños trabajando en minas, campos de algodón, industrias y fabricas, con el fin de denunciar y detener la explotación laboral infantil. Es importante mencionar que hace un trabajo de detective, pues con distintos personajes entra a los lugares para poder retratar lo que sucede y que el mundo lo sepa. (Mariana Gil)

lunes, 3 de noviembre de 2014

Manifiesto del Movimiento Infrarreal del Derecho




Déjenlo Todo, Otra Vez… y compártanlo

Para todos los detectives salvajes, en busca de un Derecho radical, que pregunte, transforme, ame todo lo que cuida y cuide todo lo que el ser humano ama.

 

La escuela “Infrarrealismo Jurídico”, pretende la reflexión como un desafío a usar el cerebro, un estímulo a no aceptar la corriente de opinión hegemónica sin al menos reflexionarla, debatirla y falsearla.

 

Puntos de tensión:

 

El derecho al adherirse a una idea ilustrada, burocratizarse y constituirse en una ciencia autónoma en la enciclopedia del saber, sacrificó un elemento importante que es la comunidad, el sentido común y los sentimientos que no es sino el cuestionamiento del YO a través del OTRO.

 

Rechazamos cualquier idea ilustrada de lo jurídico inclusive aquellas posturas que no han intentado sino recomponer y regenerar el derecho en sus crisis. La modernidad ha contaminado el derecho, lo que no compartimos, el derecho necesita dialogar con aquellas manifestaciones estigmatizadas y anatemizadas por su “irracionalidad” por revelarnos aquella “naturaleza humana” la que el sistema del derecho le estorba, le teme.

 

El derecho como diálogo con la totalidad

El derecho y su ciencia (prudencia), no puede darse el lujo de no voltear a dialogar y servir a TODAS las personas, parejas, familias, comunidades, ciudades, estados.

Debe servir y dialogar con todas las lenguas, culturas, discursos, modelos e ideologías.

Debe convivir, alimentar y alimentarse de todas las ciencias, artes y medios para comunicar.

 

Derecho como constructo social

Los seres humanos somos inacabados y el derecho al ser un producto colectivo, social, también es inacabado pero constructivo; volviéndonos conscientes de esa incompletitud conocemos, aprendemos y creamos. Somos objetos y sujetos del derecho, de su creación e investigación.

 

Derecho como secreto

El derecho es un secreto, incluso para el propio abogado. Es hermenéutica, código y encriptación. Es público, pero no al alcance de todos. El derecho debe servir y comunicar a TODOS, la publicidad y divulgación del derecho deben ser una máxima prioridad si pretendemos que la gente construya por si misma las mejores manera para servir y servirse mutuamente.

 

Derecho como reflejo de la realidad

El derecho sale del pueblo, es producto del proceso democrático, de la observación (muchas veces parcial y sesgada) de la problemática social, económica o personal. Las personas son tan fieles al derecho, como fiel a las personas es la propia norma.

Es el reflejo más fiel de nuestra ignorancia, miedos, fobias, prejuicios y fanatismos; o también de nuestros más grandes sueños y esperanzas.

 

Derecho como ficción de ficciones

Narrativa de la narratividad misma, el deber ser de la narratividad social, de nuestros roles y papeles, mediados por más guiones de los que posiblemente nadie podría memorizar, mucho menos dominar completamente. A eso todavía le buscamos juicio, parámetro, y en los casos más trágicos, anomia, falta de guion.

El derecho debe y puede construir y construirse de maneras más cercanas, consientes y justas para todas las realidades a las que sirve.

 

Derecho como juego

Experiencia, mediación, diversión, la finalidad del juego es regular la pasión y el placer de jugar, para poder seguir jugando mientras se obtenga placer. Ver el derecho como juego es ver la finalidad de la vida como el placer, y sus reglas como la condición de que la vida siga siendo vida, y no otra cosa.

 

Derecho como innovación.

Innovación de las formas de convivencia, construcción de confianza y felicidad mutuas.

 

Derecho como contra/hegemonía

El derecho como freno, canal y articulador del poder bueno, el poder que cuida, protege, defiende, garantiza.

 

Derecho como contenido

El jurista siembra ideas, aspiraciones y mecanismos para el florecimiento de la civilización, la sociedad, la ciudad, la cultura y, en general, de la conciencia. El filósofo del derecho, particularmente, tiene el deber de no claudicar en la búsqueda de valores, cada vez más universales, interdependientes, cada vez más incluyentes, cada vez más bondadosos, generosos, para proteger la norma, sus procesos o instituciones de la hegemonía del interés, idiosincrasia o ideología de unos cuantos.

 

Derecho como señal

El derecho como información computa y transmite aspiración, razón, equilibrio, fuerza. Es proceso, es contrato y es institución, obligación, derechos, aspiración y sanción. Todo eso se transmite, del legislador, el derecho antiguo y la doctrina; busca encausar, modificar, evaluar, sancionar o “corregir” la realidad.

 

Derecho como utopía

Como el medio para ensayar otros mundos plausibles, experimentar otras realidades, desmitificar las fuentes de lo utópico.

 

Derecho como integración

Integrar conocimiento, ideas, abstracciones, ideas y otredades. Sin edad, ni fecha de caducidad. Es un dialogo inter disciplinario y generacional.

 

Derecho como amor

            Amor como idea de la interdependencia con el otro, con los otros, con el todo.

            Amor como desprendimiento de nosotros mismos, como destrucción del ego.

            Amor al conocimiento y a los hombres que lo construyeron;

Amarlos para poder matarlos simbólicamente, y poder amar sus obras, contribuciones, creaciones, no por su fuerza en la tradición, el carisma o su (ir)racionalidad; sino por sus méritos, utilidad social.

Amor para buscar en la norma y su constructo simbólico valor, utilidad,  función y tal vez sentido de justicia.

 

Derecho sin intérpretes

El derecho, la teoría interna y externa, su historia de las ideas y de los hombres y mujeres que lo construyeron, su filosofía, etc., deben de construirse para separar el ego, idiosincrasia, sexo o raza de la esencia, el prejuicio del contenido, el verdadero continente normativo de la profecía del abismo.

 

Derecho sin egos

El ego es construcción de nosotros mismos, nuestro peor enemigo. Es un freno al dialogo, el consenso y el progreso. Siempre habrá alguien más inteligente, elocuente, culto, poderoso o guapo que nosotros, no por eso el verdadero debate de ideas debe supeditarse a eso.

 

 

Buscamos construir:

 

Derecho sin género

 

Derecho como sentido común

 

Derecho como confianza

 

Derecho redistributivo y restaurativo

 

Jurisprudencia de preguntas

 

Pedagogía de la complejidad

 

El infrarrealismo jurídico como proyecto, debe repensar el derecho en la sociedad y sus repercusiones sociales, debe reflexionar si las teorías de autores extranjeros reflejan o responden a las necesidades de nuestra sociedad, pues no se pueden retomar y discutir en las universidades del país, ni en las aulas donde se enseña derecho en México. Sus casos, tragedias y construcciones teóricas, poco o nada tienen que ver con la realidad mexicana.

 

Hay que voltear a la teoría buscando el cómo se pudo voltear a una sola realidad y abstraerla de tal manera que creyera la gente que así se describía/normaba cualquier sociedad, en cualquier tiempo, con cualquier clima, cualquier cuerpo o vida espiritual. Hay que buscar en nuestra propia sociedad los problemas que realmente la vuelven problemática, particular y distinta, como eso crea orden, tensiones y transformaciones, dentro y fuera de órdenes normativos abstractos importados, que les gustaría verla comportarse más europea o civilizada.

 

Debemos usar el cerebro y ver la realidad mexicana para encontrar ejemplos de casos trágicos en el derecho, que no han encontrado solución.

 

Al tiempo, cuando terminemos de entender porque aquí se mata, pelea, maltrata, roba, explota, divorcia, etc., y encontremos que nuestros rituales, idiosincrasia, realidad material y existencial nos dan características que niegan plegarse al marco occidentalizante debido, y por razones muy distintas que en otros lados, en efecto podemos empezar a soñar que este asunto se puede convertir en algo más pacífico y civilizado, comunitario, solidario, cooperativo, igualitario,  justo y adecuado a nuestra realidad.

 

La Difusión y Redifusión

La difusión de las ideas, investigaciones, debates y divulgación de las distintas escuelas, generalmente se limita a dominar los diferentes medios importantes para la difusión de sus ideas.

El infrarrealismo se propone la difusión del debate infrarrealista por todos los medios virtuales y palpables al alcance, siempre volteando a nuestra propia realidad y cultura; no para conservarla, sólo para entenderla.

La segunda misión del infrerrealismo será la redifusión de los debates, investigaciones e ideas, de manera objetiva y crítica, de todas las escuelas que quieran dar a conocer su propia verdad.

Sólo falseando las ideas, criterios y dogmas, incluidos los propios, puede haber innovación, progreso y transformación. Sólo asumiéndonos parte de la dialéctica y de la enciclopedia de las ciencias, el derecho podrá ser realmente libre.